Compras compulsivas y rebajas: aprender a controlar los impulsos

Cuando llegan las rebajas, estamos inmersos en una avalancha de publicidad, mejores precios y grandes ofertas que hacen que nuestro deseo por comprar ciertos productos aumente, llevando en ocasiones a las compras compulsivas.

Es normal que en esta época experimentemos una euforia más notoria por lo que se considera «una gran oportunidad para comprar» que queremos aprovechar y no dejar escapar.

Querer darse un capricho de vez en cuando no es nada malo. Sólo se convierte en un verdadero problema cuando no somos capaces de controlar la conducta impulsiva y nos vemos invadidos por una elevada ansiedad por comprar y comprar. Esto puede convertirse en una trampa que, llevada a un extremo, podría convertirse en una adicción.

¿A qué llamamos compras compulsivas?

Compras compulsivas y rebajas - psicologo barcelona

Cuando hablamos de compulsión por comprar nos referimos a un trastorno psicológico relacionado con el control de los impulsos. La persona que lo experimenta tiene la necesidad irresistible de adquirir objetos, aunque no los necesite. Se trata de una falta de control que probablemente también se vea reflejada en otras áreas de su vida.

Cuando la conducta se cronifica, esa falta de poder sobre los impulsos para comprar suele mantenerse en el tiempo y, en la mayoría de los casos, puede llevar a que la persona entre en una espiral en la que siga comprando constantemente para no sentir el malestar que le genera el no hacerlo. 

La persona que compra de manera compulsiva -tras hacerlo- siente un gran alivio que, posteriormente y de forma progresiva, se va convirtiendo en culpabilidad. Es decir, después de haber experimentado dicha satisfacción y placer, aparece el sentimiento de culpa, el arrepentimiento e incluso la vergüenza por el dinero gastado, por comprar sin necesitad, etc. Algo que inevitablemente termina haciendo mella en la autoestima.

¿Comprar realmente nos genera felicidad?

Compras compulsivas y rebajas - psicologo barcelona

Diferentes estudios han confirmado que ir de compras supone la secreción de dopamina, la que se conoce como la hormona de la felicidad.

Encontrar algo que nos guste y poder adquirirlo hace que el cerebro libere dopamina. Por consiguiente, se traduce en una actividad placentera como cualquier otra que genera la sensación de bienestar, satisfacción o felicidad.

Sin embargo, la conducta de comprar sin control podría estar ligada al hecho de que se intenta llenar un vacío, o bien, evadirse de algún malestar respecto a otras áreas de la vida al que no se es capaz de hacerle frente.

Abastecer nuestras necesidades nos hace sentir bienestar. Es decir, ir de compras no es algo negativo, siempre que lo realicemos de manera consciente, responsable y no desmesurada.

Del mismo modo, adquirir nuevas cosas sin “perder el control” supone una satisfacción inmediata, pero si lo hacemos para evitar ciertos vacíos puede generar efectos nocivos.

Compras compulsivas y rebajas - psicologo barcelonaEs por eso que para muchas personas, comprar nuevos objetos es una manera de olvidarse de sus problemas, utilizando así las compras como mecanismo de evasión.

El consumismo lleva consigo una liberación de angustia y frustración que, al mismo tiempo, genera en la persona un alivio de la tensión y la ansiedad. Por tanto, puede convertirse fácilmente en una manera de satisfacer carencias emocionales y en una vía de escape.

Cómo diferenciar el deseo de la necesidad

La necesidad para cada persona es diferente, según los propios criterios y circunstancias personales.

Para diferenciar entre si queremos adquirir algo porque lo deseamos mucho o si debemos adquirirlo sólo por necesidad es importante reflexionar y preguntarnos a nosotros mismos, si aquello que queremos comprar es algo que realmente resulta imperativo tener porque cubre una necesidad.

Algo que suele suceder en aquellas personas que compran compulsivamente es que no son capaces de diferenciar entre necesidad y deseo.

Cuando alguien se deja llevar por la impulsividad del deseo, su comportamiento puede ser irracional y probablemente termine adquiriendo un producto que ni siquiera tenía pensado comprar.

Cuando el deseo interviene, éste conduce al consumo de ciertos objetos que no son realmente necesarios y muy probablemente después no se utilicen.



Contamos con centro en Madrid y Barcelona. Puedes contactar con nosotros a través de los siguientes teléfonos: 
Madrid 📞 91 091 4383 | Barcelona 📞 93 100 4963
En caso de no poder acudir a ninguno de nuestros centros, podrás realizar la consulta por videollamada.

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies propias para poder optimizar su visita a la página y cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y el uso de nuestra web. Vd. puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar la configuración cuando lo desee. En caso de seguir navegando, se considerará que se acepta el uso. Más información: Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
×