Conflictos de pareja típicos durante las vacaciones de verano

A todos nos ilusiona  la idea de que lleguen las vacaciones y podamos desconectar, relajarnos y disfrutar del tiempo libre junto a nuestra media naranja.  A  veces salir de la rutina y pasar más tiempo dedicándonos a nuestra relación, paradójicamente, puede generar conflictos de pareja. Por lo tanto algo que pensábamos que iba a ser un disfrute, se convierte en roces y peleas, convirtiendo las vacaciones en un reto para las relaciones.

Además hay que añadir las expectativas que ponemos respecto a nuestras vacaciones, las cuales tienen que ser perfectas. Y cuando ocurre lo contrario y se incumple esta norma apareciendo imprevistos o problemas, la desilusión es enorme y todo se magnifica generando discusiones.

Muchas veces pensamos que durante las vacaciones, la relación con la pareja será estupenda y el sexo magnifico, aunque esto no se cumpla el resto del año.

¿Por qué surgen conflictos de pareja en verano?

En el día a día nos sumergimos en una rutina llena de  preocupaciones y actividades. El trabajo, la familia y amigos, el hogar, las responsabilidades y obligaciones etc.…ocupan gran parte de nuestro tiempo. Tiempo que no pasamos con nuestra pareja. Incluso estando juntos no dedicamos a fortalecer la relación, pues nuestra mente “está en otras cosas”.

 Es decir,  llevamos vidas más autónomas, pasando menos tiempo en común, tanto física como psicológicamente. Durante las vacaciones de verano tenemos todo el tiempo del mundo. Por ese motivo, podemos focalizar más nuestra atención en aspectos tanto positivos como negativos de nuestra pareja. Asimismo, quizás nos damos  cuenta de  actitudes y/o comportamientos que no nos hacen mucha  gracia. Puede que veamos las cosas diferentes o tengamos menos paciencia,  que cuando estábamos más enamorados. Algunos de los conflictos de pareja más comunes, que suelen surgir durante las vacaciones, tienen que ver con:

  • Decisiones de lugares o planes.
  • Gestiones del tiempo o de la economía.
  • Pasar rato con las tecnologías.
  • Cambios de roles establecidos durante la rutina y las obligaciones adquiridas durante el año.
  • Problemas de comunicación o malos entendidos.
  • Discusionesa causa de la familia propia o política o compañeros de viaje.
  • Surgimientos de amores de verano o sentirnos deseados por otros.

¿Los problemas os acompañan allá dónde váis?

Puede ocurrir que durante el año ya existan discusiones y achaquemos todos los conflictos al estrés y a los problemas diarios. En la misma línea, cuando llegan las vacaciones esos factores desaparecen y surgen nuevos escenarios de disputas. Es decir, los conflictos ya podrían existir,  pero pasan desapercibidos y durante las vacaciones estalla lo acumulado durante el año.

Irse de vacaciones no es sinónimo de disputa si existe una buena relación. Los problemas nunca se quedan en casa, van contigo vayas donde vayas. 

Si piensas que tus vacaciones pueden acabar en conflictos de pareja o has pasado un verano tormentoso, quizá es hora de trabajar en la relación. Puedes contar con nuestro equipo de psicólogos siempre que lo necesites, estamos para ayudarte.  Contamos con centro en Madrid y Barcelona.Contacta con nosotros a través de los siguientes teléfonos:

Si no puedes asistir en persona a nuestros centros, también podrás realizar tus sesiones con un profesional a través de llamada telefónica o por video llamada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies propias para poder optimizar su visita a la página y cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y el uso de nuestra web. Vd. puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar la configuración cuando lo desee. En caso de seguir navegando, se considerará que se acepta el uso. Más información: Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies