Decálogo para la Gestión del Estrés

Se trata de 10 áreas básicas para mejorar tu respuesta al estrés. Valora qué área deberías reforzar y ponte a ello:

Gestion Estres. 10 consejos prácticos

1.- Hazte con algún libro sobre el estrés: Conocer mejor el estrés es un paso importante para aprender a manejarlo. El término estrés ha sido excesivamente utilizado para fines publicitaros y coloquiales, de manera que el concepto que muchas personas pueden tener del mismo poco tiene que ver con su definición científica. Recuerda que no podemos enfrentarnos a aquello que desonocemos.
2.- Descubre tus estresores: Para hablar de estrés deben existir estresor. Los estresares serían las situaciones que llegan a estresarnos. Pues bien, a veces no es fácil detectarlo. Ponte ante una hoja en blanco y intenta identificar los principales estresores de tu vida diaria.
3.- Practica la relajación: Te será fácil hacerte con alguna de las variadas técnicas existentes para aprender relajación. Dominar la relajación es una excelente estrategia para reducir la respuesta de tu organismo ante el estrés.
4.- Ejercicio regular: Tu organismo es el que tendrá que soportar las reacciones estresantes. Si la respuesta de estrés se encuentra con un organismo saludable y equilibrado lo tendrá más difícil para perjudicarte.

5.- Cuida de tus sueños: Un sueño reparador es fundamental para que nuestro organismo cuente con los recursos suficientes para enfrentarse a los acontecimientos diarios

6.- Ordena tu vida: Tu mente necesita saber qué se espera de él en cada momento. Si guardas un orden entre el trabajo y el ocio, entre el sueño y la vigilia y en cualquier faceta de tu vida, tu mente se sentirá más relajada.
7.- Potencia la desconexión: Son muchas las ocasiones en las que nos encontramos pensando en problemas para los que estamos seguros de no poder encontrar una solución. Intentar desconectar de nuestras preocupaciones a través de la distracción activa será de gran ayuda.
8.- Mantén tus zonas de estabilidad: Los “hobbies” y las actividades que se hacen por puro placer son las primeras que eliminamos cuando andamos agobiados y con muchas preocupaciones. Intenta conservar esas zonas de estabilidad y no cedas a la primera.
9.- Tu eres tu principal enemigo: En la mayoría de ocasiones, las demandas y exigencias que nos hacemos a nosotros mismos son la principal fuente de estrés: “Quiero que mis hijos vayan a una escuela privada”, “Necesito un coche para hacer excursiones por la montaña”, “Si tuviera una casita para pasar los fines de semana se acabarían mis problemas de estrés”,  “Si no consigo hacer ese master nunca triunfaré a nivel profesional”.

10.- “NO”: Hay ocasiones en la vida en las que tenemos todo el derecho y debemos negarnos a ciertas cosas. Para muchas personas negar algo a alguien es una acción muy difícil de llevar a cabo. Debemos darnos cuenta de que la falta de asertividad representa

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies propias para poder optimizar su visita a la página y cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y el uso de nuestra web. Vd. puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar la configuración cuando lo desee. En caso de seguir navegando, se considerará que se acepta el uso. Más información: Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies