Ejercicios de Mindfulness

psicologos barcelonaEn este artículo venimos a hablaros del Mindfulness, una técnica cuyo nombre viene a significar algo así como “atención plena” y nos invita a concentrarnos en lo que está ocurriendo tanto en nuestro interior como alrededor nuestro en cada instante. Poner en práctica el Mindfulness ayuda no solo a mejorar la concentración y la atención, sino también la memoria.

Con un poco de entrenamiento el Mindfulness nos permitirá desarrollar nuestra capacidad de observación sobre nosotros mismos, pudiendo de esta manera apreciar matices sobre nuestro comportamiento poco resolutivos, automatismos o formas ineficaces de enfrentarnos a los sucesos que nos ocurren día a día. De hecho, el Mindfulness ha demostrado ser eficaz a la hora de desarrollar cualidades como la gestión del estrés, el autocontrol, la creatividad o la toma de decisiones.

A continuación os dejamos con una serie de ejercicios muy sencillos de realizar y que os servirán para empezar a poner en práctica el Mindfulness:

  • Evita comparar los momentos. Es mejor tomar consciencia de cómo es cada momento y dejar de lado cómo nos gustaría que fuera. Esto nos ayudará a mejorar nuestra capacidad de adaptación a nuestro día a día.
  • Al acabar de trabajar, cuando estés de camino a tu casa intenta hacer el ejercicio de hacer una transición consciente de la finalización de la jornada. Siente como te alejas de la tensión del trabajo, desconectas y cómo empieza la relajación de llegar a casa. Una buena forma es escoger una situación o sonido como señal (tomar algo en un bar, el sonido del timbre de casa, el gesto de coger el bolso o la cartera, enviar un mensaje conforme estamos en camino, etc.)
  • Escoge varios minutos al día para parar de la tarea que estés realizando y observarte. Fíjate en tu respiración, en cómo te sientes, en si tienes calor, frío, etc. Después continúa haciendo tu tarea.
  • Si estás acostumbrado a comer con compañeros de trabajo, algún día a la semana haz el ejercicio de comer solo. Detente en las sensaciones que te produce el lugar que has escogido, la comida que tienes, el sabor de cada elemento. Registra lentamente lo que haces y lo que degustas, tomando consciencia de cada movimiento y bocado.
  • De camino al trabajo, mientras vas caminando presta atención a los movimientos de tu cuerpo: como se contraen los músculos, tu respiración, el contacto de pulseras o el reloj sobre la piel. La cuestión es intentar ser consciente plenamente de tu existencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies propias para poder optimizar su visita a la página y cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y el uso de nuestra web. Vd. puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar la configuración cuando lo desee. En caso de seguir navegando, se considerará que se acepta el uso. Más información: Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies