Problemas de pareja ¿Cuáles son los más comunes?

Problemas de pareja. Las dificultades y circunstancias más frecuentes que atendemos a diario surgen muchas veces de las cosas más simples. La convivencia, los celos, las salidas con los amigos, el espacio personal… Todas estas cuestiones tienen solución en la mayoría de los casos. Y pueden tratarse de manera satisfactoria en una terapia de pareja si es necesario.  Desde el equipo de Psicologos Barcelona podemos aportar algunas recomendaciones basándonos en nuestra experiencia y en los casos que se presentan en consulta.

Problemas de pareja

Problemas de pareja más comunes y consejos de los expertos

  • La convivencia y el reparto de tareas son uno de los tópicos más frecuentes. Los problemas de pareja surgen de cuestiones muy sencillas, pero que han provocado un desgaste. Cada miembro de la pareja tiene diferentes maneras de hacer las cosas y diferentes niveles de exigencia. Existen personas más ordenadas y menos. Algunas consideran que hay que fregar el suelo todos los días. Y otras que piensan que es suficiente con fregar a fondo una vez a la semana. Sólo por mencionar un ejemplo. Todos tenemos unas creencias sobre qué es “lo normal” y adecuado. Estas creencias y valores las hemos aprendido de nuestra familia de origen. En la convivencia suele ser uno de los temas que más chispas provocan. Cada uno tendrá siempre un punto de vista distinto sobre cada cosa. Lo importante es aprender a no juzgar. Ser más flexible. Ponerse en el lugar del otro y a negociar estas cuestiones. Ceder un poco los dos y buscar un punto medio.
  • Infidelidad y celos. También es muy común que las parejas acudan a terapia después de una infidelidad. En estos casos, esto supone una crisis de confianza. Requiere un proceso de reconstrucción y re-adaptación a la nueva situación. Es siempre difícil reponerse de una infidelidad. Pero este tipo de problemas de pareja también pueden superarse a lo largo del tratamiento. Incluso algunas acaban saliendo reforzadas tras superar el bache. La terapia de pareja es una alternativa efectiva cuando resulta imposible llegar a un acuerdo entre ambos. La figura neutral del especialista es crucial en estos casos para afrontar la situación y salir adelante.  

Los desacuerdos que provocan discusiones y peleas…

  • La familia política. Las relaciones con las respectivas familias de origen de la pareja (la familia política) pueden ser otra fuente de estrés. A todos nos ha pasado alguna vez. Toparse con ese miembro de la familia política con quien no acabas de entenderte y te descargas luego con tu pareja. También pueden aparecer problemas de pareja por la cantidad de tiempo que se dedica a la familia de origen. Por ejemplo, con qué frecuencia ir a visitarlos, con quién se pasan las navidades, etc. Desacuerdos por el tema de los límites y la dependencia. Cada familia es un mundo y no hay recetas infalibles para esto. Pero como en la mayoría de los casos, lo más recomendable es hablar a solas con la pareja de estos temas. Mencionar -sin atacar- las cosas que nos molestan. Proponer alternativas para cambiarlo. Y por supuesto, ser tolerantes.  
  • Problemas externos que afectan a la pareja. Si la pareja tiene problemas económicos, estrés laboral o uno de los dos se queda en paro pueden empezar a estar más tensos. En tales caso esas dificultades empiezan a pasar factura a la relación. Nuestra recomendación es aprender a comunicarse. Apoyarse el uno al otro en estas situaciones estresantes. Eso los ayudará a sentirse más unidos como pareja. Y más fuertes para afrontar las circunstancias y superarlas juntos.

problemas de pareja

Respetar la privacidad del otro

  • Necesidades de espacio personal y actividades de ocio. En ocasiones, hay algún miembro de la pareja que es muy activo e independiente. Y el otro querría hacerlo todo con la pareja o en familia. Es imposible coincidir en todo. Por ejemplo: hay un miembro que se siente mal porque tiende a pensar que no suficientemente importante para su pareja. Y aparecen sentimientos como la culpa, la inseguridad, la desconfianza. Para afrontar esto es crucial garantizar que haya una buena distribución de los tiempos que se dedica a cada uno. A la pareja, a los hijos, a los amigos, a las familias de origen, así como el tiempo para el ocio personal.

Si alguna de estas dificultades se vuelven irreconciliables lo más recomendable es acudir a un experto. La terapia de pareja puede ayudar a que cada miembro exprese sus necesidades. Y que también pueda entender las necesidades de su pareja. Será importante negociar y llegar a pequeños acuerdos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies propias para poder optimizar su visita a la página y cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y el uso de nuestra web. Vd. puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar la configuración cuando lo desee. En caso de seguir navegando, se considerará que se acepta el uso. Más información: Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies