Desconfinamiento: cómo re-adaptarse a la nueva normalidad

El proceso de desconfinamiento

desconfinamiento - psicologos barcelonaTras dos meses aislados en casa ahora se acerca el periodo de desconfinamiento. Lo peor del virus ha pasado y poco a poco se irá recuperando la «normalidad», aunque esta será relativamente diferente a la que conocíamos hasta ahora.

Será un proceso complicado, marcado en mayor parte por el miedo a ser contagiados al salir a la calle. La re-adaptación llevará su tiempo y a unas personas les costará más que a otras. Pasar tanto tiempo en casa y tener que adaptar nuestras rutinas a ello nos ha hecho cambiar nuestras costumbres. Hemos creado un nuevo ritmo de vida que para muchos comprende ahora su «nueva realidad». Por lo tanto, desacostumbrarse a ello y volver a la rutina de vida anterior, puede convertirse en un proceso de re-adaptación más complejo de lo esperado.

El papel del miedo en el desconfinamiento

Durante el periodo de confinamiento hemos creado una zona de confort en la que las casas se han convertido en nuestro lugar seguro, donde nos sentimos protegidos y a salvo. Es el único sitio en el que nuestra seguridad no se expone a factores externos y en el que somos nosotros los que tenemos el control completo sobre la situación. Por lo que es normal que el hecho de retomar la normalidad y salir de nuevo a la calle genere miedo, incertidumbre e inseguridad. Significa abandonar ese lugar seguro para exponerse (en cierto modo) al virus.

desconfinamiento - psicologos barcelona

Pero, ¿qué pasa si ese miedo no existe?

Aunque, tal y como hemos comentado, experimentar ese temor a la vuelta a la realidad es normal, también puede darse el caso de no sentirlo. Algo que por un lado es muy positivo, pero por otro, puede ser perjudicial y contraproducente. La excesiva sensación de seguridad y falta de ese temor pueden llevar a la persona a una desobediencia a la hora de tomar las medidas de protección establecidas, lo que pondría en riesgo no solo su salud, sino también la de los demás.

El miedo nos hace tener más respecto y ser más responsables ante la situación que estamos viviendo. Nos previene En la misma línea, aquellos que no lo vivan, estarán más expuestos al peligro y por lo tanto a ser contagiados.

Secuelas psicológicas derivadas de la pandemia

Investigaciones realizadas durante la epidemia del SARS de 2003 encontraron en la población problemas persistentes de depresión, ansiedad y estrés postraumático. Lo que podría extrapolarse a la pandemia actual del COVID-19.

Actualmente, China ha informado que el 42,6% de 18000 ciudadanos chinos analizados en Febrero, dieron síntomas de ansiedad y 16,6% de 14000 mostraron indicios de depresión en distintos niveles de gravedad. Asimismo, psicólogos de China afirman que se están preparando para algún tipo de estrés postraumático colectivo derivado de la situación. Y, por otro lado, se ha confirmado que las Disfunciones Emocionales Masivas (DEM) se están dando con mayor incidencia que en otras epidemias.

desconfinamiento - psicologos barcelonaUnas secuelas a las que se le pueden sumar otras más generales como una mala calidad de sueño, problemas de concentración, falta de energía y motivación, duelos no resueltos, frustración, inseguridad y miedo, etc.

Asimismo, también se ha demostrado que aquellas personas que ya padecían algún problema psicológico antes de la pandemia pueden ver agravadas sus patologías por la situación vivida y el desconfinamiento. Son ahora más vulnerables a desarrollar nuevas patologías, sufrir recaídas o agravar su sintomatología. En la misma línea, los cuadros depresivos, ansiosos, de agorafobia y/u obsesivos compulsivos, pueden verse realmente perjudicados durante el proceso de re-adaptación.

Recomendaciones para la re-adaptación al desconfinamiento

La desescalada será un proceso marcado en gran parte por la incertidumbre de no saber cómo será la vuelta a la normalidad. Algo que afectará al estado de animo de muchas personas, pudiendo generar ansiedad, miedo, preocupación, insomnio, etc.

Para muchos la re-adaptación va a suponer un gran cambio acompañado de una reacción emocional y fisiológica para la que hay que estar preparados.  El mayor problema que se puede llegar a experimentar en esta fase es que el miedo o el estrés tomen el control de la situación y terminen por incapacitarnos y dominarnos. La reacción más impulsiva en estos casos puede ser la de quedarse en casa para evitar el miedo, sin embargo esto es lo peor que se puede hacer. Solo conseguirá agravar y aumentar la ansiedad.

desconfinamiento - psicologos barcelonaPor lo tanto, lo más recomendables y en lo que más haremos hincapié es en la importancia de no abandonar nuestras rutinas como hemos hecho hasta ahora. Así como ir recuperando la normalidad poco a poco, hacer una vuelta a la rutina progresiva, cada uno a su ritmo y marcando sus propios tiempos.

Se trata de ir recuperando paso a paso las actividades que realizamos antes y que tuvimos que abandonar por el confinamiento. Y aunque cueste, es importante hacer un esfuerzo. Se puede comenzar dando simplemente pequeños paseos, por ejemplo. Eso sí, todo ello, siendo responsables y siguiendo las pautas que marcan las autoridades.

Autor: Equipo Clínico Instituto Barcelona de Psicología


Contamos con centro en Madrid y Barcelona. Puedes contactar con nosotros a través de los siguientes teléfonos: 
Madrid 📞 91 091 4383 | Barcelona 📞 93 100 4963
En caso de no poder acudir a ninguno de nuestros centros, podrás realizar la consulta por videollamada.

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies propias para poder optimizar su visita a la página y cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y el uso de nuestra web. Vd. puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar la configuración cuando lo desee. En caso de seguir navegando, se considerará que se acepta el uso. Más información: Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
×