Tratamientos para pánico/agorafobia

El miedo a tener miedo

¿Cuál es el origen del trastorno de pánico?

El trastorno de pánico está íntimamente ligado a la ansiedad. En general, la sensación de ansiedad, es una emoción que todo el mundo puede sentir en un momento dado de su vida. Los trastornos de ansiedad se dan en el momento es que esta emoción se torna demasiado intensa, durante demasiado tiempo o demasiado frecuente. Por lo que llega a interferir de manera activa en el transcurso de nuestra vida, provocando grandes limitaciones.

Consulta con un/a psicólogo/a

Hay diversos trastornos de ansiedad. El más frecuente quizás sea el trastorno de pánico. Este suele presentar una sintomatología muy relacionada con aspectos fisiológicos: sensación de ahogo, sudoración, taquicardias, nauseas, mareos, adormecimiento de ciertas pares del cuerpo, escalofríos o sofocos y un intenso miedo a morir a causa de la conjunción de todos estos síntomas.

Es importante recalcar también que el trastorno de pánico también puede darse en personas que nunca han tenido anteriormente una crisis, aunque este caso es muy poco frecuente.

Vivir un ataque de pánico

Gracias a nuestros pacientes sabemos que vivir una crisis de pánico de estas características es una experiencia altamente negativa. La mayoría decidieron acudir a los servicios de urgencias, ya que en su momento pensaron que se trataba de alguna dolencia orgánica. Tras esta primera crisis de pánico, lo habitual es que se desarrolle un intenso miedo a experimentar nuevas crisis de pánico. Esto podría llevar a la persona a una observación constante y exhaustiva de su propio organismo. Así como evitar actividades físicas o cualquier otra actividad que suponga acelerarse de alguna manera o ponerse en riesgo.

En este sentido, es totalmente fundamental hacerle entender al paciente que nada malo le puede ocurrir a raíz de un ataque de pánico. Nuestro cuerpo está totalmente preparado para generar y soportar una crisis de pánico sin que nuestro organismo resulte afectado. A pesar de esto, sabemos que este argumento no es suficiente para llegar a eliminar el miedo a que se dé una nueva crisis.

Cuando aparece la agorafobia

En muchos casos en los que se han sufrido crisis de pánico, también se puede llegar a desarrollar síntomas de agorafobia. Se trata de un miedo intenso a encontrarse en situaciones en las que si se diera una nueva crisis de pánico, resultaría complicado o vergonzoso escapar de dicha situación. Las personas que padecen de agorafobia tienen miedo a situaciones muy concretas en función del caso: ir a lugares muy concurridos, viajar en metro o en tren, ir al cine, ir a reuniones sociales, etc. Y en los casos más graves, simplemente estar solo fuera de casa. Lo más habitual es que los pacientes con agorafobia oculten a su entorno los temores que sienten y adapten su vida a su trastorno.

EVALUAR EL ORIGEN DEL TRASTORNO DE PÁNICO

Durante la primera visita, lo que haremos será evaluar el contexto en el que apareció la primera crisis de pánico y los síntomas que se padecieron. Es habitual que averigüemos que nuestros pacientes habían estado viviendo un periodo de estrés previo a estar primera crisis a causa de problemas laborales, personales, familiares, etc. Sin embargo, no siempre este es el origen de este trastorno.

También es muy importante descartar que realmente se esté padeciendo alguna enfermedad fisiológica que pueda estar generando los síntomas de la crisis, o la crisis de ansiedad en sí misma.

Una exploración adecuada de los síntomas que se dan durante las crisis de pánico, así como averiguar cuáles son los que producen más miedo al paciente, nos permitirá implementar un tratamiento adaptado a su caso en concreto. También se hará una exploración minuciosa de los síntomas de agorafobia que presente.

Otro de nuestros objetivos en esta primera visita es explicarle de manera comprensible lo que le ocurre, ya que el éxito del tratamiento depende de que entienda que es lo que le está ocurriendo a su organismo y a su mente y porqué. Tras la explicación, se elaborará el plan de tratamiento a seguir, que no solo estará dirigido a eliminar las crisis de pánico y la agorafobia, sino también a detectar e intentar modificar el hecho que hace que se dispare dicha crisis de pánico.

Recuerde, nuestros objetivos durante la primera consulta serán:

  1. Realizar un diagnóstico preciso.
  2. Explicarle y que entienda como funciona su organismo ante una crisis de pánico.
  3. Desarrollar el plan de tratamiento.

EL OBJETIVO DE LA TERAPIA

El objetivo principal de la terapia será eliminar totalmente la crisis de pánico. En Institut Barcelona de Psicología nuestro equipo de psicólogos ha tratado a más de 1500 personas que presentaban este trastorno. Muchas de ellas también con agorafobia, consiguiendo que la gran mayoría de estos pacientes queden totalmente libres de la sintomatología que acompaña a las crisis de pánico, manteniéndose los resultados durante los seguimientos posteriores a haber finalizado la terapia. Nuestro tratamiento se basa en la Terapia Cognitivo – Conductual, que tiene una potente solidez científica.

Psicologos Barcelona

Descarga nuestro dossier informativo

Introduce tu correo y te enviaremos sin coste un dossier informativo.

Solicita más información

sin compromiso

Este sitio web utiliza cookies propias para poder optimizar su visita a la página y cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y el uso de nuestra web. Vd. puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar la configuración cuando lo desee. En caso de seguir navegando, se considerará que se acepta el uso. Más información: Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
×